Qué son los sueños premonitorios

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha tenido una especial y conflictiva relación con el tiempo existencial y su futuro. Conocer qué le depara en el mañana para escaparse de acontecimientos traumáticos ha despertado en el ser humano una muy fuerte curiosidad e intriga. Por ello, no es extraño que los sueños se hayan convertido en referentes importantes para muchas culturas.

Como indica el diccionario de la Real Academia Española, la “precognición” o “premonición” es un término que define esa presunta actitud para ver hechos antes de que ocurran, sin que para ello existan motivos para deducirlos de la experiencia sensorial presente. Es decir, en modo alguno la precognición se fundamenta en una lógica de causa y efecto. 

La premonición

La precognición regularmente ha estado ligada con cualidades paranormales. Sus dominios pertenecen a fenómenos Psi Gamma. Además, muchos de sus adeptos consideran que las experiencias premonitorias no dependen del sujeto, al darse de manera inesperada y espontánea. Para el místico, por su parte, es una capacidad espiritual.

En la ciencia psicológica, la precognición es entendida más bien como una idea que aparece luego en los contenidos oníricos. Y esa idea, que es conocimiento consciente, aparece en el sueño en forma de “déjà vu”. El sujeto reelabora en el sueño el conocimiento en forma de anuncio inminente, pero no deja de fundamentarse en experiencias pasadas.

Qué son los sueños premonitorios

Las reservas que las personas tienen respectos a los sueños premonitorios dependerá de sus expectativas personales, incluso de su cultura personal. El ser humano quiere a menudo encontrar respuestas en los sueños, que le resultan esquivas en su vida consciente. 

Es indudable que el interés por los sueños premonitorios ha dejado una extensa literatura. En el campo menos científico, se sugiere que las personas con habilidades extrasensoriales son capaces de soñar con sucesos del futuro inmediato de forma involuntaria. El leitmotiv de estos sueños es prevenir lo que sucederá y, después que ocurre, el sujeto recupera su estado emocional. Las escenas premonitorias reiterativas suponen estados de angustia, que luego son superados.

Sean casualidades o causalidades son numerosas la veces que seguramente usted ha tenido un sueño que le deja pensando, porque luego pareciera hacerse realidad. El común de las personas conserva una distancia saludable con todos sus demonios, incluso los más perjudiciales. Regularmente, cuando las coincidencias son obvias, el sueño es visto como una causalidad-casualidad.

La mente humana y los sueños premonitorios

Sea como sea, la mente humana tiene sus propios mecanismos para compensar los conflictos reales. La mayoría de las veces los sueños quedan disueltos al despertar y no le damos importancia a esos fragmentos oníricos. 

Sin embargo, la historia recoge un anecdotario importante respecto a los sueños premonitorios. Vale mencionar el histórico sueño de la esposa de Julio César, de nombre Calpurnia. La mujer soñó con la caída a tierra de una estrella, antes del asesinato de su marido. Luego, por el mecanismo de transposición simbólica, ella convierte la estrella caída en el rey asesinado. Por vía simbólica, los sueños estarían manifestando una serie de acontecimientos de difícil determinación, aunque advierten un campo de conocimiento muy rico. 

El símbolo tiene una carga sociocultural que va de la mano con los tiempos. Los diccionarios de símbolos solo son un instrumento para alcanzar una aproximación a los sueños. La lluvia puede inferir tristeza, pero el agua connota “el nacimiento” o alumbramiento. El simbolismo de la lluvia, como el de cualquier fenómeno natural, no debería tomarse para todos los sueños y soñadores de manera similar. Depende del soñador, sus vivencias, sus circunstancias y su cultura.

Los sueños premonitorios y la realidad

Los sueños también pueden ser extremadamente naturalistas; las escenas siguen el formato de la vida real. Contaba la esposa de Abraham Lincoln que él mismo vaticinó su muerte. Es célebre la descripción que hizo Lincoln a su esposa de un sueño, días antes de ser asesinado. En el episodio él mismo distingue un sarcófago en la Casa Blanca y un soldado que le dice: -es nuestro presidente- .

Para el filósofo griego Aristóteles los sueños premonitorios son una ofrenda de los dioses. En su tratado “Acerca de la adivinación por los sueños”, Aristóteles le dio partida de nacimiento a los sueños premonitorios, al mismo tiempo que reconocía la imposibilidad de comprenderlos científicamente.

Los estudios acerca de los sueños premonitorios

En las historias sobre sueños vinculados con el fenómeno “déjà vu”, destaca la del psicólogo Arthur Funkhouser. Contaba en un estudio de 1983, que en su etapa de adolescente vio a un amigo estacionando su bicicleta en una esquina aledaña a su casa, e inmediatamente tuvo un recuerdo fantasma de una imagen onírica pasada. Para Funkhouser, el “déjà vu” y los sueños premonitorios aparecen por el desarrollado de las estructuras nerviosas y cognitivas.

Otra colaboración importante en el estudio de este tema, es debida al investigador Kazuhiko Fukuda. En 2002, realizó una encuesta a 122 estudiantes de la Universidad de Fukushima de Japón, donde reveló que el 40% de ellos había experimentado, al menos una vez, sueños premonitorios. El resto, que nunca había tenido sueños de este tipo, tampoco había percibido un “déjà vu”. El investigador nipón advertía que ambos fenómenos tienden a confundirse.

La evidencia indica que los sueños premonitorios responden más a los signos reales que percibimos. Vale decir, advertimos en nuestro entorno situaciones que podrían llegar a ser reales y es probable que terminemos dándole forma a través de los sueños. Lo profético se inscribe en lo posible y si sucede en la vida real, lo interpretaríamos, según la mayoría de los investigadores, como señales de advertencia.

sueños premonitorios

Algunas teorías sobre los sueños premonitorios

La teoría de la probabilidad parece acá tener sentido y se muestra como una herramienta útil. Los contenidos oníricos de terremotos y huracanes son muy abundantes debido a que estos fenómenos son muy comunes en todas partes, especialmente en zonas geográficas que están sobre fallas geológicas. La evidencia indica que los sueños proféticos también obedecen a la necesidad de muchas personas de buscar y estudiar, de manera inconsciente, los signos ocultos de su entorno.

Más allá de las perspectivas científicas, lo cierto es que los sueños son ecosistemas vívidos, porque la persona tiene la certeza, mientras no despierta, de que está pasando por una experiencia de vida. Y se vuelve un enigma para el soñador que –a ratos- pasa por estados de vigilia y se esfuerza por retomar conscientemente el sueño donde lo dejó porque le resulta fascinante. Es allí también cuando van quedando fragmentos en la memoria, que luego recordará.

Los temas de los sueños premonitorios

El sueño premonitorio no es –la mayoría de las veces- el episodio de la muerte de un ser querido. Tampoco cuando sueña con la muerte, un accidente, una enfermedad o los números de la lotería. Los sueños no son copias al carbón, pueden tener mensajes importantes, pero codificados extrañamente para ser leídos en otras claves. 

Los contenidos del inconsciente pueden estimularle para hacer algo que ha postergado por mucho tiempo o darle luz para solventar equis problema. El futuro está lleno de acciones presentes, no de adivinarlo en los sueños.

sueños premonitorios

Cómo se interpretan los sueños premonitorios

El imaginario onírico es un reservorio de símbolos de las emociones conscientes y del devenir de su vida. Es muy interesante determinar sus tipos hasta donde sea posible. Comúnmente se sueña sobre hechos conocidos y acontecimientos de la vida corriente. El sueño ataja ese mundo y lo cubre con una simbología regularmente críptica. 

Los sueños premonitorios vienen a sumarse a los ya mencionados. Existe literatura amplia que defiende la idea de que es posible conocer el futuro a través de los sueños. Valoran a los sueños como instrumento de las personas más sensibles para alcanzar fenómenos perceptivos extrasensoriales, ya que se genera el ambiente más idóneo para ello. 

Se sabe que Freud o Jung establecieron dos tipos de sueños: los sueños premonitorios y los sueños telepáticos en perspectivas nocturnas. En el campo del esoterismo y las experiencias paranormales, para algunos expertos los sueños telepáticos tienen lugar cuando los sujetos o cosas penetran en la conciencia mientras se produce el sosiego del sueño.

Como es bien sabido, los accidentes, las tragedias, los sucesos catastróficos, son los hechos más recurrentes en los sueños premonitorios. Sin embargo, muchas veces se manifiestan en forma de símbolos. Se le debe dar un lugar muy relevante a la intuición, para poder interpretar este tipo de visionas. La terminología asociada a los sueños acepta también el término pre-cognitivo.

Es posible que en los sueños premonitorios el soñador es un agente externo. El acontecimiento ocurre como una película, donde existe un solo espectador. Los episodios revisten el carácter de verosimilitud de las películas. Los colores tienden a ser muy vívidos y reales. Por otra parte, los sueños premonitorios pueden no ser tan claros y realistas, mostrándose entre fragmentos desarticulados, sin secuencia lineal, más cercanos al “collage” o al montaje de un video-clip.

sueños premonitorios

El mundo de los sueños premonitorios

Una lista de estos sueños podría abarcar decenas de páginas, pero acá solo se mencionan algunos de los más célebres: el fallecimiento del hermano del literato Mark Twain, que tuvo la visión onírica de un sarcófago, en cuyo interior yacía su hermano adornado con flores blancas. El hermano de Twain perdió la vida en el incendio en un barco y su cadáver fue arreglado de la misma manera como en el sueño.

Un histórico caso es el del Obispo de Los Balcanes, que soñó, en junio de 1914, con las epístolas recibidas, en particular con la de la casa del Emperador. En esta misiva se describe el asesinato del Archiduque Francisco de Habsburgo, acaecido 24 horas después.

Se recuerda también el sueño premonitorio de la niña galesa Eryl Mai, fechado en octubre de 1966. A sus 10 años, esta chica, afincada en Aberfan, una zona minera, soñó que algo negro se tragaba su escuela. Pasados quince días, tendría lugar un gran derrumbe de carbón que sepultó a 144 personas. Allí quedaron 128 niños, incluyendo la misma niña del sueño. Pero, también fueron reportadas las historias de otros muchos habitantes del lugar, que aseguraron haber tenido sueños con avalanchas oscuras, los días previos al suceso.

Elementos que distinguen a los sueños premonitorios

Los sueños premonitorios recuerdan a la vida misma por sus características polisensoriales. Es decir, es como si viviera la realidad, pero sobredimensionada sensorialmente. Regularmente su rol es de observador omnisciente, porque el sueño parece muy real y, al mismo tiempo, su punto de vista es privilegiado, como si fuera desde otra dimensión. Mira, pero también huele, toca, saborea

Los contenidos oníricos premonitorios tienden a adquirir una nitidez mayor que la de los sueños normales. Es importante saber cómo se siente, qué emociones experimenta durante el sueño, para saber si el sueño puede ser catalogado como premonitorio. Si al despertar aún sus emociones están resaltadas, su cuerpo suda, la respiración es intermitente y, además, tiene la intuición de que ha experimentado una visión privilegiada, es probable que esté frente a un sueño premonitorio. Los episodios oníricos tendrían, en tal caso, visos de visión futurística.

La vida y los sueños premonitorios

La vida, sin embargo, suele ser la que usted planea y trabaja para ello. Los sucesos ocurren y seguirán ocurriendo, todo depende también del azar. No es común despertar y tener la conciencia de haber experimentado un sueño premonitorio. Procure dormir sin pensar, minutos antes, en el sueño premonitorio; el sueño supone la recuperación de las fuerzas perdidas, no es otra batalla que hay que asumir.

Las pesadillas no son necesariamente sueños premonitorios. La vida consciente puede manifestarse duramente en los sueños. Si está atormentado por una relación afectiva frustrada es posible que su inconsciente lo manifieste con sueños donde se sentirá perseguido, donde seguramente sentirá que está encerrado o transita por habitaciones que nunca terminan. Los rasgos de su personalidad, que en la vida consciente suelen ser los de una persona normal, sin sobresaltos, podrían hallar en los sueños al héroe valiente y aventurero.

En cualquier caso, la dimensión onírica no deja de entrañar dimensiones de una vida paralela. Quien tiene una vida rica en sueños es también una persona rica en experiencias conscientes. Los artistas suelen tener sueños muy imaginativos, porque son dueños de una sensibilidad sobresaltada. Sus mundos oníricos compiten con su gran imaginación para encontrar las mejores soluciones a sus problemas creativos.   

1 comentario en «Qué son los sueños premonitorios»

  1. hola, e tenido un sueño recurrente en el cual hablo con gente, o tengo situaciones en que interactúo con ellas de diferentes formas, pero en un momento determinado del sueño esas personas (que conozco pero no están en mi circulo social , se convierten en otras que son de mi familia) e incluso después se pierden y no las encuentro por muchas habitaciones que entre….tb al final hay una voz (que no se de dnd sale y me dice: ¨nada es lo que parece¨, lo es soñado un par de veces que recuerde claramente…y a su vez estoy empezando a tener sueños lucidos en los cuales puedo empezar a interactuar a mi antojo…eso se puede desarrollar mas hasta conseguir controlarlos¿¿?? gracias por su atención, buen día.

    Responder

Deja un comentario